Leído por Anne Thestrup Meimbresse

Tabla de contenido:

Tratamiento para callos

Los callos son muy dolorosos y rara vez desaparecen por sí solos sin tratamiento. Afortunadamente, hay muchas posibilidades de tratarlos, y es aconsejable empezar tan pronto como aparezca el callo, antes de que crezca aún más.

Australian Bodycare ha desarrollado un Removedor de Callos que contiene aceite de árbol del té, eficaz para la piel seca y las grietas en la piel. Proporciona un cuidado suave e intensivo de la piel, y es antibacteriano. Utilízalo hasta cuatro veces al día, por ejemplo después del baño, o guárdalo en tu mesilla de noche y acostúmbrate a tratar los callos justo antes de irte a dormir.

Resultados después de usar un Corn Stick durante 4 semanas

3x productos para los callos en los pies
Crema para pies, Crema para talones y Stick para callos y para pies secos.
+15.000 opiniones sobre
Precio habitual €29,99
Precio de oferta €29,99 Precio habitual
3x productos para los callos en los pies - Crema para pies, Crema para talones y Stick para callos y para pies secos.

Buenos consejos para remover los callos:

  • Suavice y cuide la piel con la crema para pies que contiene aceite de árbol del té australiano, bueno para la piel dura y agrietada. Es eficaz, pero al mismo tiempo suave con la piel.
  • Date un baño de pies y añade unas gotas de aceite puro de árbol del té en el agua. Ayudará a suavizar callosidades y durezas, y al mismo tiempo limpia la piel.
  • Frota el callo cuidadosamente con piedra pómez (piedra natural con efecto abrasivo) cuando estés en la bañera o tomes un baño de pies. Los pies deben estar húmedos y blandos antes de utilizar la piedra pómez.
  • Utiliza un el Roll-on Corn Stick de Australian Bodycare que contiene ácido salicílico, que ayuda a disolver la piel dura.
  • Pide cita con un podólogo, que puede extirpar el callo con cuidado, cortándolo. No es doloroso - duele más si se deja el callo tal como está.
  • Utiliza una almohadilla protectora para callos, que proporciona un alivio inmediato al aliviar la presión sobre el callo. Sin embargo, una almohadilla no es un tratamiento para el callo.
  • Compra un par de plantillas para tus zapatos, que te servirán de amortiguadores y aliviarán la tensión de tus pies.
  • Elimine lo que haya provocado la aparición del callo. En la mayoría de los casos, esto significa revisar el calzado que lleva y, si es posible, sustituirlo por otro que se ajuste mejor a sus pies.

Un callo es una acumulación de piel dura y callosa, y lo más fácil es eliminar las callosidades y los callos ablandando la piel. Para ello, báñate los pies y aplícate una crema nutritiva. Los mejores resultados se obtienen aplicando crema en los pies todos los días.

Cuando te bañes o tengas los pies en remojo, frota con cuidado las callosidades con una piedra pómez. No daña la piel, pero ayuda a eliminar el callo. Por otro lado, no se debe utilizar una lima para pies, porque la fricción causada al limar la piel tiene el efecto de calentarla y reacciona formando una nueva capa de piel dura.

Corn Stick para Callos
Cuidado de callos con ingredientes suavizantes y nutritivos
+15.000 opiniones sobre
Precio habitual €11,99
Precio de oferta €11,99 Precio habitual
Corn Stick para Callos - Cuidado de callos con ingredientes suavizantes y nutritivos
Crema de pies 10% urea
Crema hidratante y nutritiva para pies secos con aceite de árbol de té 100% natural
+15.000 opiniones sobre
Precio habitual A partir de €9,99
Precio de oferta A partir de €9,99 Precio habitual
Crema de pies 10%  urea - Crema hidratante y nutritiva para pies secos con aceite de árbol de té 100% natural

Cómo tratar callos entre los dedos de los pies

Los callos entre los dedos de los pies son bastante frecuentes; también se denominan heloma molle o callos blandos. Suelen ser más blandos que los callos en otros lugares, pero son al menos igual de dolorosos, y deben tratarse en cuanto aparecen.

Los callos entre los dedos de los pies son blandos, porque el sudor y la humedad los mantienen blandos. En el entorno húmedo entre los dedos, los callos pueden infectarse, lo que es importante evitar.

Puedes utilizar una crema para pies y un removedor de callos de Australian Bodycare con aceite del árbol del té, que actúan tanto contra la piel dura como contra el riesgo de bacterias, ya que el aceite del árbol del té es antibacteriano. El aceite también es eficaz contra el picor y la irritación, que pueden aparecer fácilmente entre los dedos de los pies.

Cómo tratar callos en la planta de los pies

Los callos bajo los pies son callos duros, también llamados helomas duros. Duelen y deben tratarse antes de que crezcan y se vuelvan aún más dolorosos.

La mejor manera de tratar los callos bajo los pies es cuidarlos y suavizar la piel con una buena crema para pies, junto con un removedor de callos de Australian Bodycare, que es eficaz contra la piel seca y dura. Por ejemplo, puedes utilizar una crema que contenga aceite del árbol del té. Además, puedes frotar el callo con una piedra pómez cuando te bañes o tomes un baño de pies.

También puedes optar por utilizar un esparadrapo para callos o una pluma para callos. Si el callo ha crecido mucho, puede ser necesario que lo extirpe un podólogo, que puede cortarlo. Por último, puedes comprar un par de plantillas para tus zapatos, que te servirán de amortiguadores y aliviarán la tensión de tus pies. Prueba a cambiar a un calzado más amortiguado y con más espacio para los pies.

Marie, de Australian Bodycare, explica el tratamiento para los callos bajo los pies.

Corn Stick para Callos
Cuidado de callos con ingredientes suavizantes y nutritivos
+15.000 opiniones sobre
Precio habitual €11,99
Precio de oferta €11,99 Precio habitual
Corn Stick para Callos - Cuidado de callos con ingredientes suavizantes y nutritivos
Crema de pies 10% urea
Crema hidratante y nutritiva para pies secos con aceite de árbol de té 100% natural
+15.000 opiniones sobre
Precio habitual A partir de €9,99
Precio de oferta A partir de €9,99 Precio habitual
Crema de pies 10%  urea - Crema hidratante y nutritiva para pies secos con aceite de árbol de té 100% natural

¿Por qué aparecen los callos?

Los callos se forman cuando la piel se somete a presión o roce durante un largo periodo de tiempo. La piel forma entonces capas duras o callosidades, que son piel córnea extragruesa. Esta piel dura de la superficie se forma para proteger la piel subyacente de los daños. Los callos son una acumulación de piel dura en un punto.

La causa más frecuente de los callos es el calzado. Los zapatos de tacón alto y los zapatos estrechos y puntiagudos son los culpables de muchos problemas en los pies y de numerosos dolores en dedos y pies. Cuando los zapatos aprietan o quedan demasiado holgados, o cuando aprietan demasiado los pies, provocan presión y fricción, y la piel forma callosidades y durezas - para protegerse. Como sobre todo las mujeres tienden a elegir zapatos más centrados en el diseño que en la comodidad, son sobre todo ellas las que sufren de callos.

Los callos pueden formarse por llevar zapatos que simplemente no se ajustan a los pies, sometiéndose a una tensión excesiva. Los callos también pueden deberse a la irritación provocada por medias o calcetines que no se ajustan correctamente.


¿Qué aspecto tienen los callos?

Los callos (su nombre médico es heloma durum) son pequeñas manchas duras en la piel que se han ido comprimiendo hasta adquirir forma de espina. Los callos pueden aparecer en cualquier parte del pie, pero suelen aparecer donde hay presión o fricción continuas. Es decir, alrededor del talón, bajo el pulpejo del pie y en las puntas de los dedos, o a los lados, por encima o por debajo. Los más afectados son el dedo gordo y el meñique.

Los callos suelen deberse a zapatos que aprietan demasiado los pies o son demasiado estrechos. Dado que muchas mujeres tienen predilección por los tacones altos y los zapatos estrechos, más centrados en la apariencia elegante que en la comodidad, tienden a padecer callos con más frecuencia que los hombres.

Cuando la piel normal se somete a presión o fricción durante periodos prolongados, reacciona formando callosidades (piel extra gruesa y dura) en la epidermis para proteger de daños a las capas subyacentes de dermis y subcutis.

Es muy doloroso caminar sobre este bulto de piel endurecida (el callo), o llevar zapatos, porque el callo presiona los nervios de la dermis.

El síntoma típico de un callo es un pequeño bulto de piel dura. Suele ser redondo, con un centro duro, rodeado de piel sensible, que duele cuando se presiona el callo.


¿Qué es un callo?

Si nota algo que le duele en el pie y tiene un aspecto poco estético, no debe caber duda de que algo va mal. Pero puede resultar difícil ver si se trata de un callo o una callosidad, e incluso puede parecer una verruga.

Cuando la piel está sometida a presión o fricción, reacciona formando una capa dura para proteger la piel existente. Si no se hace nada con la piel dura, en algunos lugares puede convertirse en un callo. Por regla general, la piel dura se desarrolla en las partes de los pies que soportan el peso del cuerpo, es decir, los talones y la bola del pie. En cambio, los callos suelen aparecer en los lugares sometidos a presión (por el calzado). Es decir, alrededor del talón, bajo la bola del pie y alrededor de los dedos: en las puntas, a los lados, por encima o entre los dedos. Mientras que la piel dura puede cubrir una zona más amplia, como todo el talón, los callos serán más pequeños y de tamaño limitado. La piel dura rara vez es dolorosa. En cambio, los callos son sensibles a la presión.

Precisamente porque un callo es pequeño y está claramente definido, puede parecerse a una verruga. Normalmente, una verruga tiene pequeños puntos oscuros y una superficie esponjosa, que puedes ver si te fijas bien. Mientras que un callo es sensible en el punto donde se encuentra el centro, el dolor de una verruga se siente normalmente en una zona más amplia..


¿Cómo prevenir los callos?

El mejor consejo para evitar los callos es pensar a qué sometes a tus pies. A menudo pensamos en cuidar el resto del cuerpo, pero nos olvidamos de los pies, a pesar de que tienen que cargar con nosotros durante toda la vida.

Por lo tanto, un mayor cuidado y atención a los pies supondría una gran diferencia, y podría salvar muchos callos.

Puedes empezar en el baño, donde puedes utilizar una piedra pómez para eliminar y prevenir las durezas. Después del baño, probablemente te apliques una buena crema nutritiva tanto en la cara como en el cuerpo, pero ¿te acuerdas también de los pies? Si adoptas el hábito diario de cuidar tus pies con una crema nutritiva, ya estás en el buen camino para prevenir los callos.

Como ya hemos mencionado, Australian Bodycare ha desarrollado una crema para pies con aceite de árbol del té, que previene las durezas y las grietas. Utilízala una vez al día para prevenir las durezas, por ejemplo después del baño, o guárdala en tu mesilla de noche y acostúmbrate a tratar tus pies justo antes de irte a dormir. La crema es suave, proporciona un cuidado intensivo de la piel y es antibacteriana.

Recuerda cambiar de zapatos

Si todos cambiáramos a un calzado con forma de pie y mucho espacio para los dedos y los pies, se evitarían la mayoría de los callos. Pero no todo el mundo está dispuesto a hacerlo. Es un buen consejo ser un poco más crítico a la hora de comprar zapatos. Asegúrate de comprar un buen calzado con espacio para mover los dedos.

Acuérdate de cambiarte de zapatos varias veces al día, para que tus pies no estén sometidos a la misma presión en el mismo sitio durante demasiado tiempo. Y procura, en la medida de lo posible, utilizar tacones altos y zapatos de fiesta estrechos y puntiagudos sólo en ocasiones festivas.


Preguntas Frecuentes sobre callos


¿Qué es un callo?

Un callo es una acumulación de piel dura. Cuando la piel de los pies está sometida a presión o fricción continuas, reacciona formando piel dura para proteger la piel existente. Si no se hace nada al respecto, la piel dura puede convertirse en un callo en algunos lugares.


¿Cómo puedo remover un callo?

La mejor forma de eliminar los callos es ablandar y cuidar la piel, para que el callo se disuelva. Puedes hacerlo con una buena crema que cuíde la piel dura. También es posible utilizar piedra pómez, apósitos para callos o un bolígrafo para callos, o que un podólogo corte el callo. Piensa también por qué se formó el callo. Puede ser necesario cambiar el calzado por otro que tenga más espacio para los pies, o utilizar plantillas para aliviar la presión en los pies.


¿Qué aspecto tiene un callo?

Un callo es un pequeño bulto redondo de piel dura. Suelen ser duros en el centro y están rodeados de piel sensible. Si se presiona un callo, duele. Los callos suelen formarse alrededor del talón, bajo el pulpejo del pie y en las puntas de los dedos, o a los lados, por encima o por debajo. Son más frecuentes en el dedo gordo y el meñique.

¿Por qué salen los callos?

Los callos se forman debido a la presión y la fricción. Esto hace que la piel se endurezca en la superficie para proteger de daños a las capas cutáneas subyacentes. La presión y la fricción suelen proceder del calzado. Los zapatos pueden estar demasiado apretados, demasiado sueltos o ser demasiado puntiagudos, o los tacones pueden ser demasiado altos. Esto significa que los zapatos son los peores culpables de la aparición de callos. Una de las mejores maneras de prevenir los callos es llevar un calzado cómodo, con suficiente espacio para los pies y los dedos.


¿Cómo eliminar las durezas de los pies?

La mejor forma de eliminar las durezas de los pies es suavizarlos y cuidarlos con una buena crema. Si te acuerdas de aplicar una buena crema nutritiva en los pies todos los días, tendrás muchas posibilidades de evitar las durezas o, al menos, de reducirlas al mínimo..

Productos recomendados

3x productos para los callos en los pies
Crema para pies, Crema para talones y Stick para callos y para pies secos.
+15.000 opiniones sobre
Precio habitual €29,99
Precio de oferta €29,99 Precio habitual
3x productos para los callos en los pies - Crema para pies, Crema para talones y Stick para callos y para pies secos.

Haz como otras 50.000 personas: síguenos en Instagram